Buscar este blog

Cargando...

martes, 24 de mayo de 2011

CONCRETO TRANSPARENTE O TRANSLUCIDO

El hormigón, también denominado concreto es el material resultante de la mezcla de cemento (u otro conglomerante) con áridos (grava, gravilla y arena) y agua La mezcla de cemento con arena y agua se denomina mortero.
El cemento, mezclado con agua, se convierte en una pasta moldeable con propiedades adherentes, que en pocas horas fragua y se endurece tornándose en un material de consistencia pétrea.
La principal característica estructural del hormigón es que resiste muy bien los esfuerzos de compresión, pero no tiene buen comportamiento frente a otros tipos de esfuerzos (tracción, flexión, cortante, etc.), por este motivo es habitual usarlo asociado al acero, recibiendo el nombre de hormigón armado, comportándose el conjunto muy favorablemente ante las diversas solicitaciones.
Además, para poder modificar algunas de sus características o comportamiento, se pueden añadir aditivos y adiciones, existiendo una gran variedad de ellos: colorantes, aceleradores, retardadores de fraguado, fluidificantes, impermeabilizantes, fibras, etc.
Cuando se proyecta una estructura de hormigón armado se establecen las dimensiones de los elementos, el tipo de hormigón, los aditivos, y el acero que hay que colocar en función de los esfuerzos que deberá soportar y de las condiciones ambientales a que estará expuesto.
Su empleo es habitual en obras de arquitectura e ingeniería, tales como edificios, puentes, diques, puertos, canales, túneles, etc. Incluso en aquellas edificaciones cuya estructura principal se realiza en acero, su utilización es imprescindible para conformar la cimentación.


CONCRETO TRANSPARENTE

El concreto, material utilizado para construir la columna vertebral de la mayoría de nuestras obras, tiene mala prensa. Salvo algunos diseños que hacen gala de muy buen gusto, las construcciones que utilizan solamente ese material son rústicas, frías, húmedas y oscuras. Sin embargo, la inclusión de haces de fibras ópticas en su interior pueden convertirlo en un material completamente diferente: en concreto traslúcido.


Su dureza, resistencia y bajo costo han hecho del feo concreto uno de los materiales más utilizados en la construcción de estructuras habitables. Sin embargo, a la hora de decorar una vivienda o crear muros, suelen elegirse otros materiales que no resulten tan fríos o carentes de belleza. El concreto, en suma, ha sido siempre una especie de  patito feo que, en la mayoría de los casos, los arquitectos y diseñadores ocultan detrás de paneles de yeso, madera, papel o cualquier otro material más atractivo.


Un hormigón inventado por dos universitarios mexicanos que permite construir paredes casi transparentes comenzará a venderse en todo el mundo en menos de dos años, según calculan los fabricantes que guardan celosamente la fórmula secreta.
Este concreto es un 30 por ciento más ligero que el tradicional, permite el paso de hasta el 80 por ciento de la luz y presenta las mismas condiciones de dureza, fraguado y resistencia a sismos, explicó Sergio Omar Galván, uno de los inventores.


Esto es posible gracias a un "ingrediente secreto", que se añade a la tradicional mezcla de grava, cemento blanco y arena con la que se fabrica el hormigón, y que los inventores no quieren revelar ya que están patentando la fórmula en varios países después de que en octubre de 2006 la registraran en México.


El concreto es la mezcla con la que se elabora la estructura de casi todos los edificios y sólo en México se utilizan anualmente miles de toneladas de este producto por un valor aproximado de 5.000 millones de dólares.


El hormigón translúcido se vende en el mercado mexicano desde el año 2005, cuando Galván y Joel Sosa, entonces estudiantes de ingeniería civil en la Universidad Autónoma de Metropolitana (UAM), desarrollaron su fórmula y fundaron la empresa Concretos Translúcidos (CT) para fabricarlo.